ORGANIZACIONES AGRARIAS Y DE LA SOCIEDAD CIVIL DE TODOS LOS CONTINENTES URGEN ACELERAR LA IMPLEMENTACIÓN DEL DECENIO DE LA AGRICULTURA FAMILIAR

1

 

  • El CCM, compuesto por organizaciones de la agricultura familiar y de desarrollo muy representativas de todos los continentes, insta a Gobiernos, Organismos Internacionales y otros actores, a acelerar y ampliar la implementación del Decenio de las Naciones Unidas para la Agricultura Familiar (DNUAF), en respuesta a la crisis de la Covid-19.
  • Las respuestas a la actual crisis han de atender las necesidades más urgentes de los agricultores y agricultoras familiares, pero también deberían comprender medidas a medio y largo plazo que fortalezcan y apoyen la sostenibilidad de los sistemas alimentarios locales basados en la agricultura familiar.

30 de junio de 2020.- En reunión extraordinaria, los miembros del CCM (Comité de Coordinación Mundial de la sociedad civil para el Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar) debatieron a principios de junio sobre la situación que la agricultura familiar afronta en el marco de la Covid-19 y sobre la necesidad de dedicar los medios y los recursos necesarios (a corto, medio y largo plazo) para mejorar la resiliencia, sostenibilidad e inclusividad de la agricultura familiar y apuntalen la viabilidad de los sistemas agrarios basados precisamente en la agricultura familiar.

Por ello, remitieron una Declaración conjunta a organismos internacionales, incluyendo a la FAO y el FIDA, gobiernos y otras partes interesadas, en la que se insiste en la urgente necesidad de impulsar el Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (DNUAF), especialmente a través de Planes de Acción Nacionales y Regionales del DNUAF, y asegurar la participación de las organizaciones de la agricultura familiar, de los Comités Nacionales de Agricultura Familiar y de otros espacios de diálogo en la construcción de las medidas en respuesta a la Covid-19.

Las agricultoras y agricultores familiares -particularmente expuestos a los efectos de las pandemias- se están viendo afectados de forma importante por la crisis de la Covid-19. De hecho las enormes dificultades que ya afrontaba la agricultura familiar se han visto agudizadas por la propagación de la pandemia, sumando graves dificultades en el acceso a insumos, la conservación de alimentos o el acceso a mercados, entre otros.

Al mismo tiempo, los agricultores y agricultoras familiares sus organizaciones y cooperativas han estado en primera línea desde el comienzo de la crisis, desarrollando soluciones alternativas para mantener y/o fortalecer su producción y procesamiento y acercando sus productos frescos de manera más cercana y directa tanto a los mercados locales rurales como a los urbanos y gestionando de forma sostenible los recursos naturales.

Por lo tanto, considerando el nexo ineludible entre alimentación y agricultura familiar, la crisis del Covid-19 pone sobre la mesa la necesidad urgente de fortalecer los sistemas y medios alimentarios locales basados ​​en la agricultura familiar.

El CCM reconoce que “el Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (DNUAF) 2019-2028 es un instrumento concreto y consensuado de gran transcendencia para definir políticas integrales en apoyo a la agricultura familiar y, ofrece un marco de colaboración facilitando la implementación de estas políticas”.  

ES EL MOMENTO DE ACELERAR EL DESARROLLO DE PLANES DE ACCIÓN NACIONALES DEL DECENIO DE LA AGRICULTURA FAMILIAR

Se precisa actuar en el presente y crear las condiciones para asegurar una agricultura familiar sostenible, viable y con capacidad de respuesta a las crisis del futuro.

En este sentido, el CCM solicita a Gobiernos, agencias e instituciones de Naciones Unidas, organismos internacionales y de cooperación, al Comité Directivo Internacional del Decenio, a su Secretaría y a las demás partes interesadas, que establezcan y fortalezcan un diálogo continuo con las organizaciones de la agricultura familiar, los Comités Nacionales de Agricultura Familiar y otras plataformas de dialogo político para la definición e implementación de políticas y planes, incluidos los Planes de Acción Nacionales del DNUAF.

Estos Planes deben incluir medidas y acciones de corto, medio y largo plazo que mejoren la resiliencia, sostenibilidad, inclusividad y viabilidad de la agricultura familiar. De esta forma, se podrían mitigar los efectos de la pandemia en los sistemas alimentarios y en los medios de vida rurales, y prevenir otras perturbaciones mayores generadas por potenciales futuras crisis similares a la de la Covid-19.

Cabe recordar que el Plan de Acción Global del Decenio establece como meta el desarrollo de 100 Planes Nacionales de Agricultura Familiar elaborados por los Gobiernos, en diálogo con las organizaciones de agricultores y/o los Comités Nacionales de Agricultura Familiar, para 2024. También contempla el desarrollo de 5 Planes de Acción Regionales y 7 Planes de Acción Subregionales sobre Agricultura Familiar.

La respuesta a la crisis actual nos ofrece una enorme oportunidad para repensar las políticas agrarias, y poner  los medios y los recursos -incluidos los recursos económicos- que aseguren el futuro de la agricultura familiar. Esto será a través del compromiso y el diálogo político entre los diversos actores.

 

Más información: